Nuevo

Salvado de Avena

EE00000SAA

Peso: 500 gramos

El salvado de avena, que se obtiene a partir de las capas externas del grano de este cereal, contiene menos hidratos de carbono que los copos, pero con un mayor aporte de fibra. Por eso es un alimento ideal para las personas que sufren problemas de estreñimiento y hemorroides.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

3,50€

Más

El salvado de avena, que se obtiene a partir de las capas externas del grano de este cereal, contiene menos hidratos de carbono que los copos, pero con un mayor aporte de fibra. Por eso es un alimento ideal para las personas que sufren problemas de estreñimiento y hemorroides. Precisamente por este alto contenido en fibra (alrededor del 15% de su composición nutricional), es utilizado con frecuencia para perder peso y para reducir el colesterol. 100 gramos de salvado de avena aporta unos 66 g de hidratos de carbono, 17 g de proteínas y sólo siete de grasas, así como potasio, fósforo, hierro, magnesio o manganeso.

Este alimento es utilizado en las dietas de adelgazamiento gracias a que sus fibras solubles proporcionan una duradera sensación de saciedad, eliminando de esta forma la necesidad de picar entre horas. Estas fibras también cumplen una importante función para reducir el colesterol, ya que dificultan su absorción en el intestino delgado. Así, las personas que sufren de colesterol alto y obesidad pueden utilizar el salvado de avena como solución a ambos trastornos. Pero la fibra de la avena no sólo absorbe el colesterol, sino que también hace lo mismo con otras toxinas que provocan diferentes tipos de cáncer. Por ello, consumir salvado de avena reduce la probabilidad de sufrir cáncer de mama, de colon, de útero o de próstata.

Asimismo, sus hidratos de carbono complejos y las fibras solubles regulan los niveles de azúcar en sangre. A pesar de ello las personas diabéticas deben consumir este cereal con moderación, ya que contienen más carbohidratos que otros salvados. Y es que no podemos olvidar que el salvado de avena es un complemento alimenticio y no un alimento en sí mismo, por lo que siempre ha de consumirse en dosis moderadas para aprovechar todas sus propiedades. Se puede espolvorear en zumos, batidos, yogures, leche, ensaladas, etc. Eso sí, se recomienda tomarlo junto con abundante líquido para que la fibra se hidrate.

8 otros productos de la misma categoría: